VeredaNet.com

Tu Acceso directo a miles de ofertas

FacebookMySpaceTwitterDiggStumbleuponGoogle BookmarksLinkedInRSS FeedPinterest

Buscalo en VeredaNet

 

Blog VeredaNet

Como convertir una caja de cartón en una silla

ImprimirE-mail Miércoles, 02 de Mayo de 2012 18:37

Blog - Ecología

Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

De una caja a una silla

Fuente: Samuel Córdoba http://www.re-uso.com

Preguntas de la Fundación Promedio a Samuel Córdoba, diseñador de la silla RE- USO.

 


/ / / / / / / / 

F.P. ¿Cómo nació la idea de hacer una silla de cartón a partir del reuso de cajas de cartón? 

S.C. Un día entré en una librería en Santiago de Chile, ví una mesita con cuatro butacos de cartón para niños y se me ocurrió diseñar un escritorio para mi ahijado de dos años. Andaba en Chile presentando mi documental en un festival, así que tenía muy presente nuestra producción excesiva de basura y supongo que por eso me llamaron la atención al instante. Estaban hechas con cartón nuevo, limpio, como todas las otras sillas de cartón que he visto desde entonces, pero yo pensé que lo óptimo sería hacerla con cartón reusado, dejando al descubierto las marcas y la información técnica impresa en todas las cajas. Unos meses mas tarde, llegando a mi apartamento en Bogotá, me crucé con un reciclador que llevaba una caja grande en buen estado y se la compré a mil pesos. Aunque estudié arquitectura nunca aprendí a construir, pero si aprendí a hacer maquetas, a trabajar con cartón. Así que me puse manos a la obra.

F.P. Y de la caja a la silla, es decir de tener la idea a llevarla a cabo, ¿cuál ha sido el aprendizaje y las mayores satisfacciones?

S.C. Comencé haciendo un butaco que usaba para comer cuando teníamos invitados, pues no teníamos suficientes sillas de comedor. El butaco cumplía su función, pero sin espaldar me cansaba rápidamente y así se me metió en la cabeza la idea de diseñar y fabricar nuestras sillas para el comedor. El primer modelo que desarrollé me dejó muy satisfecho. Aunque se rompió a la semana, me dejó claro que sí era posible hacer una silla duradera, resistente y muy cómoda, utilizando sólo cajas reusadas de cartón. Me obsesioné pensando en la estructura; por las noches cuando cerraba los ojos sólo imaginaba formas de doblar el cartón.

Desarrollé varios modelos que probamos con el abuso diario hasta lograr la silla re-uso, en la cual he comido y trabajado diariamente desde hace ya casi tres meses. Hace unas pocas semanas nació la hermanita de mi ahijado y pensando en el fuerte golpe que podría ser para él perder el protagonismo, se me ocurrió volver al origen de la idea y regalarle su silla. Hoy la tiene toda pintada con crayola y nada me da más satisfacción que ver cómo se apropió de ella y verlo sentado orgulloso como en un trono.


F.P. ¿Qué significado tiene para ti diseñar, tener y usar las sillas de cartón en tu propia casa?

S.C. Es un logro que me deja perplejo. Cuando miro las sillas me cuesta trabajo creer que yo mismo las hice, siento que son un regalo que me dió la vida. Usarlas diariamente en mi casa me ha permitido estudiar muy bien su comportamiento y apreciar todas las ventajas que tiene gracias a su material. Mucha gente al verla la aprecia como un objeto de decoración pero les da miedo sentarse. Tenerlas en mi propia casa y usarlas todo el tiempo, ayuda a cambiar esa percepción y demuestra que es un objeto funcional.


F.P. ¿Como y por qué surge la idea de compartir el diseño y la fabricación con comunidades de Ciudad Bolívar?

S.C. Para desarrollar el diseño necesité muchas cajas, así que recorrí los alrededores de mi barrio pidiendo a los recicladores que me consiguieran cajas de televisores, neveras o lavadoras, pues sólo me servían las de gran tamaño. No es tan fácil conseguirlas porque los recicladores las cortan en pedazos y venden el cartón por peso. En esa búsqueda de cajas conocí a una joven recicladora quien es la que me ha conseguido casi todas la cajas que he usado hasta el momento. Un día bajé la silla de mi casa y se la mostré porque ella todavía no entendía para qué quería yo todo ese cartón que le pedía. Al ver su reacción tan positiva me convencí en perseguir una idea que tenía en la mente, la de enseñar a hacer la silla a comunidades de recicladores, pensando en que ellos tienen acceso gratuito al material y que el hacer las sillas podría convertirse en su oficio alternativo. Comencé a planear cómo hacer talleres para enseñar a construir la silla y en ese proceso me dí cuenta que todos los recicladores que conocía no pertenecen a ningún tipo de organización, por lo cual es difícil desarrollar un taller para una organización determinada. Entonces pensé en buscar salones comunales o centros culturales en barrios donde pudieran vivir recicladores. Presentando la idea a diferentes personas fueron apareciendo enlaces que nos condujeron a Ciudad Bolívar, donde conocimos comunidades interesadas en tomar el taller, no solo de recicladores, sino también de madres cabeza de familia y de adultos mayores, que buscan un nuevo oficio.


ambiental | ambiente | caja | cartón | ecología | ecológico | limpio | nuevos usos | reusable | reuso